Entrega de reconocimientos del Programa UNAM-Peraj Imprimir Correo

Servicio social

Gaceta UNAM, 27 de julio de 2015, Número 4,708, página 9
ISSN 0188-5138.

Entrega de reconocimientos del Programa UNAM-Peraj

Los recibieron 635 binomios (tutoramigo) participantes

Guadalupe Lugo 

     Relaciones de afecto, simpatía y confianza, el reforzamiento de valores como tolerancia, honestidad y cuidado del medio ambiente, así como el deseo de formar parte de esta casa de estudios en el futuro, definieron la participación de los pequeños de quinto y sexto grado de primaria en el Programa de Servicio Social Tutorial Peraj-adopta un Amig@, que recientemente concluyó.

En la ceremonia de clausura y entrega de reconocimientos a los 635 binomios (tutor-amigo) que intervinieron en el ciclo escolar 2014-2015 de ese programa, instituido en la UNAM en 2004, Axel Santillán Domínguez, amigo de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, aprendió la importancia del trabajo en equipo. “Estoy seguro de que nunca olvidaremos el tiempo en que jugamos, platicamos, leímos, aprendimos de ellos, pero también ellos de nosotros”.

Judith Jacqueline Vences Roas, amiga de la FES Acatlán, además de estrechar lazos supo lo que es querer a la Universidad. “Nunca había visto una escuela tan grande, algún día quiero ser universitaria. Para mí, Peraj fue un espacio de libertad, aprendizaje, risas y amistad. Mi tutora me enseñó que un amigo escucha y apoya en los momentos difíciles, te toma de la mano para crear aventuras juntos y me motivó para continuar mis estudios”.

Para Emilio Adahir Contreras Martínez, participante del Peraj en la FES Iztacala, estar en el programa le dejó enseñanzas positivas. “Asimilé que la vida es un juego y que de ella se conoce algo nuevo que nos ayuda a ser mejores seres humanos. Los tutores estuvieron con nosotros en todo momento, nos dieron consejos e ideas para tomar el camino correcto y decisiones importantes en nuestras vidas. Gracias por su tiempo, dedicación y trabajo; deben sentirse orgullosos de lo que han hecho en nosotros”.

En tanto, América Yatsiry Durán Morales, de la FES Aragón, dijo que los tutores les mostraron la importancia de ser amigos. “Nos hablaron sobre los derechos y obligaciones que tenemos como niños, conocimos información acerca del mundo de la lectura, escritura y las matemáticas; aprendimos a cuidar el medio ambiente y reforzamos valores como el respeto y la tolerancia. Peraj es una vivencia inolvidable”.

idnUn mejor futuro

La pequeña Alana Paola Rodríguez Márquez, de la FES Zaragoza, externó su deseo de que la experiencia en el programa influya en cada uno de sus compañeros para un mejor futuro y compartir el sueño de pertenecer a la UNAM. “Me llevo el ejemplo de mi tutora: si algo nos proponemos, lo lograremos sin importar las dificultades que se presenten”.

Emiliano Carranza Bravo, en representación de los amigos del Peraj de la Dirección General de Orientación y Servicios Educativos (DGOSE), expresó que el programa es una oportunidad especial. “Si los invitan no habría por qué dudar en aceptar; atrévanse a hacer algo distinto”.

En el Centro de Exposiciones y Congresos UNAM, Armando Jinich Ripstein, presidente de Peraj México, consideró que este encuentro es, a la vez, una celebración de 10 meses de amistad y aprendizaje para amigos y tutores, y el final de una vivencia relevante, aunque “los recuerdos, enseñanzas y conocimientos durarán toda la vida”.

Se realizan en estos días, prosiguió, ceremonias similares en casi 190 campus de 86 instituciones de educación superior de diversas entidades del país, en las que hay unos cinco mil tutores e igual número de niños de educación básica, “con experiencias muy similares a las de ustedes”.

Agradeció el apoyo otorgado por esta casa de estudios, “a los padres de familia por su confianza, a los tutores por su entrega y a los niños y niñas por ser parte de este programa. Les deseamos éxito y esperamos verlos pronto en la UNAM y, en unos años, como prestadores de servicio social como tutores del Peraj”.

Confianza Claudia Navarrete García, directora de Servicio Social de la DGOSE, informó que además de implementarse en la UNAM, se ha extendido a más de 80 instituciones y sedes en el resto de la nación, con lo que se ha conformado una gran comunidad.

La permanencia y continuidad de este modelo tutorial es un reto para la Universidad Nacional, pues “no es sencillo conjuntar jóvenes de esta casa de estudios con niños y niñas de entre ocho y 12 años, pues no sólo implica ganar la confianza de directores y profesores de escuelas, sino también de los padres de familia para que los pequeños intervengan”.

Se trata de una iniciativa consolidada en la UNAM; los jóvenes universitarios (tutores) adquieren el compromiso de apoyar el desarrollo de los infantes para fortalecer su autoestima e impulsar sus habilidades sociales y hábitos de estudio, y con ello, ampliar su cultura Foto: Francisco Cruz. general”, finalizó. g

Nota original publicada en: http://www.gaceta.unam.mx/20150727/wp-content/uploads/2015/07/270715.pdf